Baby Led Weaning

No te lo vas a creer, pero tu hij@ sabe comer sol@ !!



6 meses y 1 día. Alita de pollo.



 


Con Hugo empezamos a los 7 meses con cositas blandas y fáciles
de agarrar, como brócoli y pera.
El Baby Led Weaning es un método (más que desarrollado, creo que observado) por Gill Rapley, nutricionista y directora adjunta de IHAN (Iniciativa de Hospitales Amigos de los Niños) en el Reino Unido. Podría traducirse como "destete dirigido por el bebé", aunque realmente la palabra "destete" es algo que aquí se usa inadecuadamente, ya que en inglés se usa el término "weaning", que literalmente sería algo como "acostumbrarse", concretamente a los alimentos en la forma en la que los comerá durante el resto de su vida. Nada de papillas ni triturados.

El Baby Led Weaning consiste en confiar en el instinto natural y la capacidad que todos los animales tienen de comer lo que necesitan en las cantidades adecuadas. En el caso de los niños, y viendo que desde el momento en el que son capaces de sentarse solos también son capaces de comer solos (es el primer mecanismo de seguridad de la naturaleza), consiste en, sin dejar la lactancia, poner a su alcance, siempre después de una toma, alimentos adecuados para ellos y dejar que coman lo que quieran. A veces será mucho, a veces poco, a veces nada. Pero no sólo se trata de que coman: se trata de que conozcan los alimentos, prueben cada sabor, jueguen con las texturas y, en general, disfruten con la comida. No hay que preocuparse por si come suficiente o no: si sigue tomando pecho, puedes estar segura de que está bien alimentado. En el caso de los bebés que toman biberón, los expertos recomiendan seguir dándoles, hasta el año, 500 ml. de leche diarios, que es mejor repartir en varias tomas y no dárselo todo de golpe o en dos de 250.

7 meses. Sandía.

Como todo lo que nos permitimos hacer de una manera natural, este método también tiene sus ventajas, para el bebé y para nosotros. Por citar algunas:

Al no metérselo todo junto, el peque puede experimentar cada sabor por separado, e incluso algunos han rechazado persistentemente alimentos a los que después se comprobó que sufrían intolerancia.


Comer fuera de casa es INFINITAMENTE más fácil. ¡En las rodillas y a correr!

Como comen lo que quieren y en la cantidad que quieren, no hay traumas a la hora de la comida. Es un momento de distensión y disfrute para todos. E insisto en que puedes estar tranquila: si sigue lactando, está bien alimentado.

Aprovechas la etapa de mayor curiosidad del bebé para que lo pruebe todo y además en la forma en que lo comerá el resto de su vida. Después de los 12 meses son menos propensos a experimentar y a cambiar de hábitos, así que con este sistema te ahorrarás problemas como que no quiera dejar los triturados o que no pruebe las verduras.




6 meses y medio. Patatas sin sal.
Los niños que tienen posibilidad de elección a la hora de comer son, a la larga, mucho menos exigentes.

Comen la cantidad que su cuerpo les pide y el alimento que necesitan en cada momento según sus necesidades nutricionales.

Fomenta su autonomía.

Toda la familia come a la vez. Simplemente lo sientas en su trona o en tus rodillas y le dejas hacer mientras tú también comes.

Todos comemos lo mismo y ellos pueden elegir.
Si hay pescado y ensalada, a lo mejor te sorprenden y
se comen primero la ensalada!
No tienes que preocuparte por hacer un menú diferente cada día sólo para él. Puede comer perfectamente lo mismo que vosotros, ya sea carne, pescado o espaguettis. Además de ahorrar ese tiempo, también ahorras el que tardarías en darle de comer.

Según el Dr. Carlos González, los bebés hoy en día sufren tres "destetes": del pecho al biberón, del biberón a las papillas y de las papillas a la comida de verdad. Y cada destete les cuesta un sacrificio. De esta forma sólo tienen que pasar por ello una vez y, no sólo no es traumática, sino que se hace de una forma natural y divertida.


Con 18 meses, muchos ya saben comer
incluso con cubiertos.

Como desventaja podemos decir que es una forma de comer bastante sucia. A veces no ensuciará casi nada, pero otras veces tendrás hasta que bañarlo cuando termine de comer. Suelo, trona y niño son el plato! Pero también aprenden mucho antes a comer solitos. De la otra forma sólo retrasas la situación.

En el caso de niños que precisen alimentación especial por algún tipo de patología, consulta primero con el pediatra.

La desconfianza, sobre todo al principio, es totalmente normal. Puedes ayudarte viendo vídeos en YouTube. Hay a montones!







Aquí puedes ver nuestros vídeos de BLW, de nuestra pequeña comiendo una alita de pollo con 6 meses:





Y sandía con 7:



Y a nuestro mayor comiendo arroz con salchichas (de carnicería, no tipo frankfurt) con 8 meses:





Y espaguetis a los 9:




¿Y NO SE ATRAGANTARÁ?

Por supuesto que se va a atragantar. Pero:

1: No es lo mismo atragantarse que ahogarse.



Los espaguetis no tienen secretos.
Fuera miedos!

Y 2: Cuando empiece a comer se va a atragantar, igual que cuando empiece a andar se va a caer. Y da igual que sea a los 6 meses que a los 3 años. Pasará. Nuestro deber es vigilarlos para que no se metan en la boca lo que no deben y estar atentos. Mientras el bebé esté tranquilo, tú puedes estar tranquilo. Y, en palabras de mi propio pediatra, el Dr. Andrés Meana: "Sería el primero en ahogarse. Lo peligroso no es la comida normal, son los juguetes o la comida dura como los kikos. Si se pone morado: boca abajo, golpe en la espalda y se acabó". Pero no pienses en eso. No estamos hablando de darle metralla para comer, sino de darle alimentos blandos que fácilmente pueda masticar.

Y, por cierto, las arcadas no siempre significan que estén atragantados: es la forma que tienen de mover los alimentos en la boca de atrás a adelante. Así que, mientras el bebé esté tranquilo, nada de alarmas :)

Para que te quedes más tranquil@, el Doctor Carlos González ya ha dado consejos sobre esto en su consultorio de Ser Padres.

Si quieres tener más datos sobre cómo ponerlo en práctica te recomiendo que le eches un vistazo a esta página, donde además puedes encontrar el folleto y el libro traducidos:

http://maternidaddiferente.blogspot.com/p/baby-led-weaning.html

Si quieres, también puedes apuntarte a alguno de nuestros talleres y charlas sobre BLW. Las damos de forma regular y puedes estar al tanto en la sección de Actividades de nuestra web y en nuestra AGENDA.

¡Que lo disfrutes!

3 comentarios:

  1. Gracias por tu post,me parece muy interesante.

    ResponderEliminar
  2. Estoy buscando información sobre este tema, porque aunque me apetece probarlo, tengo muchas dudas. He probado a darle trozos de mazana, pera, plátano y picos de pan a mi hijo de 7 meses y el resultado es siempre el mismo: siente curiosidad, chupetea, mordisquea y, en cuanto se desprende un trozo y se le queda en la boca, hace arcadas y más arcadas hasta que vomita (incluida la leche de la toma). Llora bastante y lo pasa mal, así que no veo que esté disfrutando mucho de descubrir los sólidos. También toma papillas y con ellas también tiene cero tolerancia a los tropezones. Si no está perfectamente batido todo, llantos, arcadas y vómitos. ¿¿¿Es normal esto??? Es mi segundo hijo. Con el primero no conocía este método y tardó siglos en dejar de engullir sin masticar (de hecho, con dos años y medio que tiene ahora sigue sin masticar apenas). Por eso me pareció interesante que el segundo aprendiera a masticar desde bebé, pero la experiencia está siendo un poco traumática para todos. :( ¿Algún consejo?

    ResponderEliminar
  3. Empecé a los seis meses, cuando terminó la LME... con mucho miedo, tengo que reconocerlo... Al principio no comía nada, ahora tiene ocho meses y la miro embobada cada vez que come. Sus caras mientras experimenta y prueba cosas nuevas no tienen precio. Aún me quedo sin respiración en los raros momentos en los que se atraganta, pero no puedo estar más contenta de haber elegido este método.

    ResponderEliminar