jueves, 19 de septiembre de 2013

Violación


Voy a lanzar una pregunta al aire, a ver qué opináis. Ojo, que no es fácil:

¿De qué depende que una violación sea tal cosa? Entendiendo aquí "violación" no sólo en su sentido más usado de abuso carnal no consentido, sino también como acto que va en contra de la ley y el juicio, como profanación de algo implícitamente 'sagrado' (http://lema.rae.es/drae/?val=violaci%C3%B3n).

Imaginemos varios supuestos:


Supuesto número 1:


Imagen extraída de eldinamo.cl


Una mujer y su marido/compañero/novio se van a la cama a dormir y él se deja reposar sobre ella. Ella le hace saber que no le apetece sexo, él insiste. Ella se empieza a poner algo nerviosa y le dice que no. Así durante un rato cada vez más tenso, en el que ella se siente cada vez más incómoda y más nerviosa y a él se le empieza a nublar un poco el sentido común. Hasta que, en un momento dado, y aún posado sobre ella, impidiéndole el movimiento, atañe el consabido "sólo la puntita", le aparta las bragas y la penetra. ¿Esto es violación? Ella y su marido han hecho el amor muchas veces y a ella no le queda ninguna secuela física... Simplemente no le apetecía. ¿Es o no es violación?


Supuesto número 2:

Una mujer va a hacerse un piercing en el clítoris. Cuando está acostada el profesional le dice que le atará los tobillos, porque aunque le pondrá anestesia es posible que le duela un poco y algunas mujeres tienen el acto reflejo de dar una patada, así que es para evitar daños mayores. Cuando ya la tiene amarrada y desnuda de cintura para abajo, al tío se le pone de repente cara de sádico al más puro estilo Urotsukidoji, empieza a sacar -sin que la mujer lo vea- un montón de juguetes sexuales y, antes de que ella se dé cuenta de nada, empieza a penetrarla con una goma enroscada llena de 'bonitos diamantitos placenteros'.


Fairy Tail Gajeel

La mujer intenta zafarse, pero sumando miedo y objeto-extraño-en-vagina no es capaz de incorporarse. Le dice que pare pero el sádico, riendo, le dice que no se preocupe, que no va a tardar mucho... Y era verdad: en apenas dos minutos de pseudo-forcejeo el precoz sádico satisfizo su deseo. ¿Esto es violación? La mujer, por propia voluntad, se desnudó ante un desconocido y accedió a colocarse en una postura indefensa. Y, después de todo, fueron apenas dos minutos y ella no tiene absolutamente ninguna secuela física. Si acaso un pequeño rasguño interno causado por uno de los diamantitos del aparatejo. ¿Esto es o no es violación?



Supuesto Número 3:

Una mujer embarazada de ocho meses va al tocólogo a un control rutinario y a hacerse la prueba del estreptococo, que consiste en tomar una muestra con un bastón de la boca de la vagina y el ano. La mujer expresa en repetidas ocasiones su deseo de que no le hagan exploraciones durante el embarazo y el ginecólogo, aparentemente, lo respeta. La mujer se coloca en el potro, en posición de litotomía, con los pies metidos en los estribos. Llega el ginecólogo con los bastones, coge muestras y, rápido como un rayo, le mete los dedos en la vagina. Ella da un salto y le grita que pare, que no lo haga. El ginecólogo se ríe, mete la mano más al fondo y le dice "Mujer, si esto no es nada! Mira, ves que rápido? Ya estás explorada. ¿A que no ha sido para tanto?" ¿Esto es violación? Ella ya ha se ha hecho más exploraciones en su vida, el ginecólogo es un profesional de la salud y lo que ha hecho no le acarrea a ella ninguna secuela física, al margen de unos pinchazos algo dolorosos que desaparecieron en menos de un día, unas cuantas contracciones incómodas y un poco de sangrado, que se considera normal. ¿Esto es o no es violación?


Imagen extraída de saluddiaria.com


¿Qué creéis? Os voy a repetir la pregunta del principio, que quizás a estas alturas se os ha olvidado:




¿De qué depende que una violación sea tal cosa?

¿Depende de qué le hayan metido a la mujer? ¿De quién lo haya hecho? ¿De en qué contexto? ¿De la intencionalidad?

Probablemente en el Supuesto 1 la cosa esté en duda para muchas personas. ¿Quizás habría que saber cómo es en general la relación de esa pareja? ¿Si él es un maltratador que la tiene sometida? ¿Cómo son normalmente en la cama? Se conocen, son pareja... Es difícil. ¿La violación depende entonces de quién la ha cometido? 
El Supuesto 2 está bastante claro, ¿verdad? Ella ha ido a hacerse un piercing, no a que un sádico salido la penetre sin previo aviso y sin consentimiento para satisfacer sus desvíos sexuales. ¿Depende entonces la intención?
En el Supuesto 3, estoy segura de que la mayoría de la gente (no hablo de la mayoría de quienes leen este blog) no verán la falta. Sin embargo, ella va a hacerse una prueba y la penetran también, sin previo aviso, sin consentimiento y contra su expresa voluntad. Pero no tiene un fin sexual. Además, sólo han sido dos dedos. Entonces, ¿sí depende de la intencionalidad? ¿De con qué se practique? ¿Del contexto en que suceda? 

Bueno, el ginecólogo lo hace a diario varias veces. Creo que el sádico del Supuesto 2 también. El marido lo ha hecho por primera y seguramente última vez. ¿Entonces depende de la frecuencia? Pero el ginecólogo está trabajando. Con lo cual, ¿podría depender de que esté remunerado? Uy, que miedito.

¿Depende de las secuelas físicas? Porque de nuestros tres supuestos el peor ha sido, precisamente, el 3... En serio, ¿qué diferencias véis? ¿Por qué unos sí y otros no? Y si os dijera que las tres mujeres, después de sus supuestos, se echaron a llorar, ¿cambiaría algo?


¿En qué punto deja de importar la voluntad de la mujer y su derecho a decidir sobre sí misma para ceder ese derecho a la normalidad de la práctica?

No tenéis que responder si no queréis, esto es sólo una reflexión mía en voz alta... Me conformo con llamar a alguien más a reflexionar un poco sobre el tema. Y, si fuera a algún ginecólogo, mejor aún.


24 comentarios:

  1. Que pertinente reflexión, muchas gracias por pensar en voz alta y dejarnos atentas a esas situaciones que fácilmente se nos presentan a diario y a veces están naturalizadas y pasan como invisibles, pero son terribles para las mujeres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente por estar naturalizadas son tan tristes: porque la mujer ni siquiera cree que pueda tener derecho a quejarse :(

      Eliminar
  2. Violación y violencia socialmente aceptada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué triste que exista violencia socialmente aceptada, sea del tipo que sea...

      Eliminar
  3. Ehm... yo no tengo dudas. En los tres casos lo es. Vamos, claro como el agua. Otra cosa es que lo puedas demostrar a efectos de denuncias y demás, pero eso es otra cuestión distinta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buf, pruebas... Eso es prácticamente imposible de conseguir para casos así. Para ninguno de los tres. La única 'prueba' a la que se puede aspirar es a que le haya sucedido a más mujeres que sí hayan denunciado o, al menos, presentado una queja en según qué casos. Habíendo precedentes, la cosa cambia mucho. De ahí la importancia de no callarse.

      Eliminar
  4. Muy buena entreda, sin duda la compartiré.

    ResponderEliminar
  5. Para mi, las tres son violaciones. En contextos diferentes, con consecuencias diferentes (no estoy segura que el supuesto marido haya hecho esto por ultima vez), con objetos diferentes, bajo disfrazes diferentes, pero las tres con la misma intencion: salirse con la suya, no importarles el bienestar y respeto de la mujer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has dicho perfectamente: "salirse con la suya" :(

      Eliminar
  6. No se, porque mi comentario salio como Unknown....soy Leonie Lange y vivo en el Peru.

    ResponderEliminar
  7. Muy acertado el post. No hay dudas de que son violaciones a la mujer... pero socialmente parece que depende de lo que haga la mujer, es o nó una violacion... o sea se pone en duda las intenciones de la mujer. Eso sí! si un hombre va a un examen de la prostata y le realizan una penetración, eso indudablemente y socialmente se vé como una violación. Eso me lleva a pensar: el hecho de que tengamos vagina no significa que somos penetrables aún sin consentimiento! o si andamos con minifaldas, o andamos en malla... o si andamos desnudas... si no consentimos, sea en la circunstancia que sea, es violación. Y si vamos más alla... también hay violación a las mujeres en trabajo de parto, cuando nuestros cuerpos son invadidos por prácticas rutinarias, sin nuestro consentimiento o de manera forzada... y nuestros bebés llegan al mundo y son violentados... ya que ellos no pueden decidir, porque si lo hicieran no querrían estar más que con su mamá. Hay miles de formas de violar a alguien y no tiene que ver con penetraciones físicas solamente. Gracias por la reflexión que me dejó pensando...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Daniela. Cierto es que tenemos como grabada a fuego la imagen de que una violación es la que sucede en un callejón, a oscuras, a punta de navaja... Y en pro de esa imagen descartamos que lo demás pueda serlo cuando lo que de verdad, lo único, que debería importar es la voluntad y el consentimiento de la mujer. Así de simple lo veo yo.

      Eliminar
  8. Sin duda todos los casos expuestos son violaciones. Siempre que se haga contra la voluntad de la persona se estará cometiendo una violación. Muy buen post.

    ResponderEliminar
  9. La clave está en tu última pregunta: ¿En qué punto deja de importar la voluntad de la mujer y su derecho a decidir sobre sí misma para ceder ese derecho a la normalidad de la práctica?
    En cuanto deja de importar la voluntad de la mujer, hay violación. Porque la violación realmente no es sólo o no es una violación al cuerpo, sino sobre todo al consentimiento, a la voluntad de la mujer.
    Por mucho menos dejé de ir a un ginecólogo muy conocido en España, que ni siquiera violó ninguna voluntad mía, sino que se mostró molesto con una de mis preguntas de embarazada y me hizo daño a propósito en la tripa para demostrármelo.
    Sin duda la rae tendría que cambiar su definición de violación o añadir la idea de forzado de la voluntad de la mujer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me decía una amiga, precisamente, que para ella da lo mismo que te penetren o te toquen la tripa:lo que hagan con tu cuerpo, con tu templo, contra tu voluntad siempre debería saberse que es violación... Pero parece que nuestra voluntad tiene el acceso restringido a ciertos ámbitos :(

      Eliminar
  10. Evidentemente que la palabra VIOLACION se puede utilizar en muchas expresiones, pero el significado siempre es el mismo. Podemos violar la ley, la intimidad de una persona... pero lo que no cabe duda es que en los 3 supuestos es una violación en toda regla. Lo más triste es que estos ejemplos son la vida cotidiana, y debemosde repara en ellos. No estoy de acuerdo en que no dejen secuela física; y si por algún motivo no hay una secuela física si hay algo más profundo a nivel biológico que puede condicionar la respuesta de quien lo sufre en otras situaciones, e incluso síntomas mediados por el sistema nervioso central. Apoyo este tipo de iniciativas que de verdad hacen plantearse a la gente situaciones por las que no ha pasado, y si algún día por desgracia le toca alguna situación similar a éstas pueda tomar una iniciativa diferente a callarse y quedarse como si nada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No deberíamos callarnos nunca. Por una lado por lo que comentaba más arriba: muchas veces la única manera de que estas cosas se tengan en consideración es que ya haya un precedente. De ahí la importancia de reclamar nuestros derechos y no callarnos, aunque nos parezca que una queja no va a ir a ninguna parte. Y por otro lado, que la 'sabiduría popular' opine que no tiene importancia, no significa que no la tenga, y para quererse uno mismo hay que hacerse importar, hacerse valer y hacer ver al mundo que lo que uno siente sí que importa. No callarse puede también ser una manera de quererse, de aceptarse y de empezar a curar una herida.

      Eliminar
  11. La verdad es que es un tema que podría dar para hablar y reflexionar mucho, para intercambiar objetos y situaciones y cambiar papeles. Por ejemplo, ¿y si el ginecólogo hubiera metido un objeto sexual? No habría duda. O si no se hubiera puesto guantes. ¿Y si el marido en lugar de penetración se hubiera masturbado sobre ella? ¿Y si en lugar de un ginecólogo hubiera sido una ginecóloga? ¿Y si el de los piercings se hubiera masturbado frente a ella, pero sin tocarla? Se le podría dar tantas vueltas, con tan escasos resultados en algunos casos...

    ResponderEliminar
  12. Me ha encantado la reflexión. Creo que las tres son violaciones, la diferencia esta en la aceptación social y lo moralmente totalmente prohibido. A veces lo que la sociedad nos dice nos nubla la mente y la razón sin ni siquiera pararnos a pensar o reflexionar en este tipo de cosas. Quizás todas nos sentimos violadas en con un tacto vaginal pero, ¿para que vamos a pelearlo si sabemos que a la vecina se lo han hecho igual, a la amiga también? Si ellas han pasado por ahí, se supone que es normal, o como minimo lo socialmente aceptado.
    Me ha encantado la entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias adormir. Tienes razon: a veces la inercia social hace que no nos paremos a observar las cosas, o quizas hace que prefiramos no pararnos a mirarlas. Porque, como tu dices, si le pasa a la vecina, a la amiga... Que pensaria de mi la sociedad si yo me quejo por esto? Al final somos aninales sociales, y buscamos evitar el ostracismo social aun a costa de nosotros mismos...

      Eliminar